Las palabras dibujan paisajes, recuerdos, momentos del pasado. Este mes en #DiarioColectivo (d)escribimos algunos enredos y desenredos. Para resolver el enigma del presente, para comprendernos mejor, nos remontamos a aquellas fotografías de la memoria, a la violencia de una pelea, una fiesta de fantasmas intensificados por el alcohol. 

Nos debatimos entre callar y hablar; por un lado espinas en la garganta, por otro un amigo confidente. Miedo y fuerza para continuar.

Gracias por seguir compartiendo lo valioso que pasa desapercibido. ¡Nos leemos en mayo!

***

Sábado 6 de abril del 2019

Suena bossa nova un sábado en la oficina y yo me sueño en Bogotá. Quizá en la biblioteca Virgilio Barco, en el Simón Bolívar volando un papalote (o como dicen allá, cometa). Los cerros por paisaje, cerquita, verdes con ganas, como las que tengo de comer una oblea sentada en el pasto. Viendo las nubes avanzar rápido, lloverá, saldrá el sol, una bici amiga por compañía. Ciudad ladrillo.

Isabel

Lunes 8 de abril del 2019

Hay un cúmulo de espinas que inundan mi garganta. La mayoría raspan, se me clavan, sin deseos de salir. Algunas se han transformado en artilugios menos dolorosos.

Atrapan mi lengua, mi cabeza quiere explotar, mis manos tienen un cuchillo listo para abrir mi garganta y sacarlas.

¿Acepto mi muerte o será el comienzo de algo nuevo?

Senderepia

 

Miércoles 10 de abril del 2019

PASOS DE BEBÉ
Sobre la primera fotografía del autor y la primera imagen capturada de un agujero negro

En lo borroso
nos asemejamos:
la pésima definición
del revelado
-que hacía desaparecer
tras nuestra sombra
nos lleva-
me hacen, a días de nacido,
su remedo.
En los turbios contornos,
nuestro ser, secreto,
vaga.

Afuera, también siameses
nos perciben.
La vieja Canon AE-1
de mi padre
y nueve radiotelescopios,
dispersos por los rincones
de la tierra,
-los captores de la interrogante-,
con un ansia similar
miran:
quieren hurgarnos
el habla,
adelantarles un pa-pá
a bocas
que apenas conciben
el respiro
-y que, tras la lente desenfocada,
ni siquiera parecen
nuestras.

Sepulcral,
neonato,
su silencio y el mío
acrecientan
el enigma:
dentro de las imágenes,
duermen, todavía,
dos peregrinos
del será
-si pudieran predecir
sus rumbos,
su reflejo preciso
ante el espejo,
se preciarían
cual palabras de apóstol,
en quilates.

Porque en un balbuceo,
que pudiera asir
exacta
nuestra silueta,
ronda,
desnudo de las letanías
de siglos e instantes,
el tiempo.

Pero, como dicen,
la ciencia sólo avanza
a pasos de bebé.

Eduardo Paredes Ocampo

Martes 16 de abril del 2019

Algo se rompió, como cuando tras el impacto, una taza pierde su oreja. Algo se fracturó, el corazón quizá y no por completo: ya sabía que era imposible. Fue el frágil hilo de la esperanza, como llama G a esta empedernida costumbre de soñar.

Hoy lo vi y nos contamos nuestros respectivos desamores. Me gusta platicar con él porque nos hablamos en metáfora y nos comprendemos.. en los tiempos brillantes como en los oscuros. Comimos quesadillas y luego un helado. Apenas una hora para contarle la tristeza de ver rota la ilusión de los ojos de aquél en los míos, de pasar juntos tardes infinitas, de encontrarnos en un espejo de pasados y futuros.

Nos despedimos con un abrazo. Así todo es más llevadero, igual lo sería bailando.

Amaranta

 

Sábado 13 de abril 2019

In)memorias de una boda

Abro los ojos, no sé dónde estoy, sólo recuerdo estar hablando con los padres de mi amigo en su boda y después todo es negro. Hay alguien a mi lado, no creo haya pasado algo porque tengo toda mi ropa puesta, tengo sangre en la nariz. Empiezo a recordar a Frida, ojalá que ella estuviera aquí, que me hubiera acompañado y no encarar solo a mi exnovia. Salgo a la sala, la gente de la boda continúa la fiesta, mi exnovia Arely no está, siento alivio al no verla con su nuevo novio, no importa cuánto tiempo pase (en este caso 8 años) jamás podrás sentirte bien al ver a aquella a quien amaste profundamente con otra persona. Tuvo que casarse mi amigo para estar frente a ella nuevamente, una vez cruzamos camino en el metro, ella no me reconoció, yo me veía terrible porque Frida se había ido, decidió decirme que habláramos sobre nuestra relación, que hiciéramos planes para ir a Oaxaca y terminó yéndose ese fin de semana con su exnovio a la playa, qué doloroso fue ver las imágenes de ella con él, recuerdo que cuando comenzamos a salir ella me pidió que no tomara fotos porque no quería lastimar a su ex, conmigo no le importó.

Pido un Über, me quiero ir, hablo con la ahora esposa (un amor de ser humano) y me hago el gracioso con la fotógrafa de la fiesta, todo es nebuloso, todo es confuso. El Über no llega y todos comenzaron a irse. Me salgo del departamento y espero a fuera al conductor. Mientras salgo del edificio, en lo único que puedo pensar es en Frida, desde hace 8 meses no ha salido de mi cabeza, sigo pensando que me gustaría que estuviera conmigo, incluso pasó por mi cabeza hablarle, qué bueno que borré su número y que ella me bloqueó de FB. Qué incómodo hubiera sido que contestara el exnovio (un geógrafo, en realidad un paria) o el nuevo tipo por el que me dejó plantado (un “crítico de cine” que quiere ser escritor cinematográfico, jamás lo logrará, en verdad es malo) o algún otro.

Llega mi Über, me subo, me duermo, sueño con ella (ni en sueños puedo librarme de su recuerdo), llego a mi casa, saludo a mi perro, me acuesto, recuerdo a Arely y me da gusto verla feliz (siempre le he deseado felicidad y espero siempre la tenga) durante más de dos años soñé con volver a verla (espero no haber hecho algo estúpido), cierro los ojos y Frida está presente otra vez, su sonrisa, sus hermosos ojos cafés, su dulce voz aguda diciendo «Bombi», y de pronto, su voz entrecortada acusándome de haber hecho cosas de las que no me percaté, diciéndome que no debí haber visto sus mensajes con David, subiendo a su coche las últimas cosas que tenía en nuestro departamento, la veo irse mientras detengo con el control las puertas para que no se cierren (creo es de las cosas más complicadas que he tenido que hacer). Me molesta saber que hizo cosas tan hirientes y aun así no poder sacarla de mi cabeza. Es más fácil dejar que ser dejado.

Intento recordar la boda, concluyo que todo iba bien hasta que llegó el mezcal, que fue muy estúpido beber con la familia de mi amigo sin haber comido en todo el día, que me debí ir después de saludar y felicitar a mi amigo y su esposa.

Antes de dormir me prometo ya no ir a más bodas, ya no más alcohol, no en tanto no encuentre paz mental nuevamente.

F

Martes 23 de abril del 2019

Lecciones para sobrevivir a los 26 años, parte II:

Sin miedo.
Con miedo llegaste a Oaxaca y no querías aceptar una nueva oportunidad.
Con miedo contestas sus llamadas, hasta con miedo piensas en él.
Con miedo le muestras que eres valiente, con miedo le consuelas, le demuestras fortaleza. Con miedo evitas el miedo de que vea tu miedo.
Con miedo te quedas pensando vagamente a mitad del trabajo. Miras fijo un punto buscando la solución a tus nuevas responsabilidades laborales. Con miedo vives el miedo de repetir el error.
Con miedo te hundes en las aguas termales mirando fijamente las iguanas de piedra en las rocas de Nizanda.
Con miedo limpias tus lágrimas porque viste una foto que te hizo extrañarlo mucho
Con miedo escribes en la tesis y piensas en cuando acabarla.
Con miedo te repites siempre, en cada momento, “Sin miedo”.

Chemsk

Domingo 28 de abril del 2019

Fui al Valle de Tlaxcala, a buscarme en el pasado paterno. Fui al Bajío, a buscarme en un presente alterno. Al final me vine a encontrar en esta alocada ciudad, al fin creo que estamos en paz.

Transeúnte desmemoriado

Martes 30 de abril del 2019

Pelea de hermanas

Segundos después del forcejeo mi blusa estaba rota, sentía pegosteado el cuerpo por el café que me había tirado encima, intenté limpiar el líquido de mi computadora. Me percaté de las gotas que escurrían por el cabello a su playera.

Al parecer le abrí la cabeza de un golpe con una tableta que había mojado.

Todo inició porque levanté la voz por un historial de reproducción y no le gustó «mi tonito».

Creo que la violencia interiorizada encontró salida

Ultravioleta